Columna de opinión: ¿Sneaker Freakers Made in Chile?


Tal como el 99,9% de las tendencias que se instalan en Chile el coleccionismo de zapatillas proviene de afuera. De hecho, hasta el concepto es importado desde Estados Unidos: Sneaker freakers o sneaker heads. Este término define a las personas que adoran el calzado deportivo hasta llegar a límites insospechados.

En EE.UU., Europa y Asia los fanáticos de las zapatillas pueden llegar a acumular más de 300 pares de los modelos más clásicos, exclusivos, limitados, raros y estrafalarios que el mercado les puede ofrecer. Una de las características de este tipo de coleccionistas es su poder adquisitivo, ya que es un pasatiempo caro que se eleva mucho más cuando cada silueta tiene algún valor agregado.

Otra de las particularidades de los sneaker freakers es que manejan cada información como si fueran una enciclopedia en lo que a zapatillas se refiere. Por ejemplo, conocen el año de lanzamiento de determinado modelo, sus diferentes colaboraciones, re-ediciones, materiales, diseño, detalles únicos de las tillas, datos de dónde y cuándo comprar, entre muchos más.

Frente a este escenario foráneo se me vino a la cabeza la pregunta: ¿Existen sneaker freakers chilenos?

Obviamente, durante el último tiempo ha sido un movimiento que poco a poco ha podido salir a la luz pública. Es más, creo que la mini serie online creada por Pousta y Puma, Sneaker Rehab, fue la punta del iceberg que logró visibilizar una escena que estaba oculta en las piezas de cada uno de los coleccionistas nacionales.

Sin embargo,  siento que en nuestro país todavía estamos a años luz de grandes potencias extranjeras en lo que se refiere a sneakers. Si bien creo que en Chile existen muchos coleccionistas de zapatillas dudo que estos puedan darse el lujo de comprarse dos pares exactamente iguales del mismo modelo. ¿Para qué?, te preguntarás. Bueno, sneaker freakers extranjeros adquieren dos tillas de similares características para usar una en el día a día y otra para mantenerla incólume en su caja como un objeto de deseo.

También podemos destacar que muchos sneaker freakers son poseedores de modelos realmente limitados en sus colecciones. Por ejemplo, tener una de las 1.500 Nike Mag que se lanzaron a la venta por Ebay en el 2011. De hecho, tengo certeza que muy pocos compatriotas pueden jactarse de tener una Nike Yeezy original entre sus pares.

De hecho, ser un sneaker freaker en Chile es complicado por una cuestión de acceso a las zapatillas. Existen muy pocas –casi ninguna- tiendas que puedan proveerlos de modelos exclusivos. Por lo tanto, lo único que les queda es recorrer outlets de grandes marcas para dar con alguna que otra joyita, encargar afuera o simplemente comprar online.

Tampoco podemos ver grandes convenciones de sneaker heads donde estos puedan mostrar sus colecciones, cambiar modelos o simplemente ver los nuevos modelos de las diferentes marcas

A pesar de todo esto, creo que la escena poco a poco está tomando fuerza. Hace un par de meses se anunció una de las primeras colaboraciones entre una marca y un artista chileno. Se trata de Puma y el ilustrador Alberto Montt que darán vida a una colección de Suede –aunque me llegó rumor de que ahora serían las Puma Brasil- inspiradas en el trabajo del profesional. Además, diferentes marcas han organizado eventos como el Air Max Day para vanagloriar íconos sneakers. Obviamente, la existencia de portales chilenos –como www.mistillas.cl, !gol! – contribuyen al movimiento y a la reunión de sneaker freakers.

De momento siento que falta conexión entre sneaker freakers y que las marcas tengan la visión de identificar a un nicho que está dispuesto a sumar y sumar pares a sus colecciones.  ¡Se viene!

* Fotografía de portada extraída de TheShoeGame

Escrito por:

Diego Duran
Periodista, Rapero, Dj. frustrado, amante de mi chica, de las zapatillas y las motos. Runner semiamateur, pichanguero y escalador amateur. Colocolino de corazón. Papá de www.mistillas.cl
Url corta de este articulo:

¿QUÉ TE PARECE?